domingo, 1 de enero de 2017

El ultimo día del año, para mi era especial, siempre estrenaba manteles, toallas y cortinas hechas por mi. Yo cocinaba el pavo y preparaba todo para la cena, hacía ponche, helaba la sidra y los vinos, las 12 uvas en platitos individuales. Adornaba con globos, luces, el comedor impecable. Ah, como disfrutaba los preparativos de ese día.
Luego los hijos llegaban a ayudar en lo que hacía falta. Cena, charla, recuerdos, repasos y a esperar las 12. Reíamos tanto con las campanadas, casi nunca terminábamos las uvas. Abrazos, brindis, propósitos .....

Ya no es lo mismo.
Cocino igual, todo igual, pero ya solo vienen dos hijos. Cada uno tiene su propia cena o va con la familia de su pareja. No me pone triste eso, sino el recuerdo. En que momento crecieron ? En que momento se fueron ?

Pero el día primero no les perdono. Ese día es para mi. Para todos. Llegan los hijos, los nietos, los yernos ( las nuera no, no me quiere ) Y el ritual de hace años, ahora es mas bello porque la familia creció, los gritos de los niños alegran la casa, porque las niñas gritan más ?
Comida, postres, pastel, ponche, vinos de mesa, aguas frescas,juegos de mesa, mas postres, canciones, bailes, karaoke.
Las piñatas, no, yo no quiero pegarle, pero los nietos me presionan, caen los dulces y los papelitos con los propósitos, como siempre el mayor se lanza al piso para atraparlos todos. Risas, y mas risas.
Llega la hora del brindis, las uvas y decir agradecimientos, palabras, leemos los papelitos y las lágrimas afloran, pero por sobre todo ganan las risas y la alegría.

Llega la hora de irse y corro a llenar botes con comida, que no quede nada.
- Toma hijo, lleva a tu sra, salúdala y dale un abrazo, dile que hace falta aquí -Toma mi niño para tu alcancía, y para ti, y para ti y para ti. Besos, abrazos, despedidas, lágrimas de alegría.
Arrancan uno a uno sus carros en fila y, las manitas diciendo adiós, La casa queda sola, callada. Silencio total, Cierro mi puerta ...... Cuando es la próxima ?

sábado, 31 de diciembre de 2016


A unas horas de que termine el año y comienzo a sentirme triste, se va un tiempo que me dio tanto.

2017, te recibo con los brazos abiertos y el deseos de hacer las cosas lo mejor que puedo, seguir luchando por lo que creo y quiero hacer. 

Dejar atrás los malos momentos y recordar solo lo bueno. 

Seguir en mi maravillosa soledad que disfruto tanto. Reír, reír y reír. 
Trabajar y disfrutar todo lo que hago. 

Leer mas libros. Participar en mas carreras. Abrir mi negocio de nuevo. Los planes que dejé por el susto en mi salud. Intentar el regreso a natación ( volvió el terror al agua )
Recordar solo lo que me hizo reír ! 

Feliz Año a todas las personas que han pasado por mi vida y que han sido parte de mi alegría y felicidad. Dios los bendice por siempre ! 

Feliz 2017 ! 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

El espejo. Una historia de Amor !

Renato casi no vio a la señora en el auto parado al costado de la carretera.
Llovía fuerte y era de noche.
Pero se dio cuenta que ella necesitaba de ayuda, detuvo su auto y se acercó.
El auto de la señora olía a tinta, de tan nuevo.
La señora pensó que pudiera ser un asaltante.
El no inspiraba confianza, parecía pobre y hambriento...
Renato percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo: “Estoy aquí para ayudarla sra, no se preocupe.
Por que no espera en el auto que está más calientito?
A propósito, mi nombre es Renato...
Bueno, lo que pasaba es que ella tenía una llanta pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada,  algo bastante incomodo. Renato colocó el gato mecánico y levantó el auto y cambió la llanta. Pero quedo un poco sucio y con una herida en una de las manos...
Cuando apretaba las tuercas de la rueda ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él.
Le contó que no era del lugar, que solo estaba de paso por allí y que no sabía como agradecer por la preciosa ayuda.
Renato apenas sonrió mientras se levantaba. Ella preguntó cuanto le debía.
Ya había imaginado todas las cosas terribles que podrían haber pasado si Renato no hubiese parado para socorrerla. Renato no pensaba en dinero, le gustaba ayudar a las personas, este era su modo de vivir.
Respondió: “Si realmente quisiera pagarme, la próxima vez que encontrase a alguien que precise de ayuda, dele a esa persona la ayuda que ella necesite y acuérdese de mi.
Algunos kilómetros después la señora se detuvo en un pequeño restaurant, la camarera vino hasta ella y le trajo una toalla limpia para que secase su mojado cabello y le dirigió una dulce sonrisa.
La señora notó que la camarera estaba con casi ocho meses de embarazo, pero la misma no dejó que la tensión y los dolores le cambiaran su actitud. Quedó curiosa en saber como alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño.
Entonces se acordó de Renato.
Después que termino su comida, y mientras la camarera buscaba cambio, la señora se retiro.
Cuando la camarera volvió quiso saber donde la señora pudo haber ido, cuando noto algo escrito en la servilleta, sobre la cual tenía 4 billetes de $ 100,00
Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando ley lo que la señora escribió. Decía:
- Tú no me debes nada, yo tengo bastante.
Alguien me ayudo hoy y de la misma forma te estoy ayudando.
Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda a alguien. Aquella noche, cuando fue a casa, cansada se acostó en la cama, su marido ya estaba durmiendo y ella quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito.
Como puede esa señora saber cuanto ella y el marido precisaban de aquel dinero? Con el bebé que estaba por nacer el próximo mes, todo estaba difícil.
Quedó pensando en la bendición que había recibido, y dio una gran sonrisa.
Agradeció a Dios y se volvió hacia su marido que dormía a su lado, le dio un beso suave y susurró
-Todo estará bien; te amo, Renato!

La vida es así, ... un espejo, todo lo que tú das. 

domingo, 18 de diciembre de 2016


Y lo escogí a usted, si, a usted, porque me di cuenta que encontró mi punto débil, 
y fue el único que descubrió la fórmula para calmar ésta alma indomable.

Lo escogí porque me di cuenta de que valía la pena, valía los riesgos, valía la vida .....

lunes, 12 de diciembre de 2016



La soledad es la expresión de un corazón que se prepara para amar más !


domingo, 11 de diciembre de 2016


"... Te quiero como para escuchar tu risa toda la noche y dormir en tu pecho, sin sombras ni fantasmas. Te quiero como para no soltarte jamás".